• martes 06 de diciembre del 2022
728 x 90

El Pleno ratifica que el presidente de la EMVS infringió el código ético y que Carabante se extralimitó de sus funcionalidades

img

MADRID, 28 Jun.

El Pleno de Cibeles, con los votos positivos de Más Madrid, Cs y PSOE, ha ratificado el dictamen de conclusiones de la comisión de investigación por el supuesto espionaje con elementos municipales a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, que apunta que se pusieron "óbices para saber la realidad", señalando veladamente al alcalde, José Luis Martínez-Almeida, que el presidente de la EMVS, Álvaro González, infringió el código ético de la compañía, y que el encargado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, se extralimitó de sus funcionalidades.

El Mixto se ha abstenido al tiempo que Vox y PP han votado en contra. Dos mucho más fueron los dictámenes que se han alto al Pleno, si bien no consiguieron ser aprobados, el del Grupo Mixto y el del PP.

En un riguroso archivo de 16 páginas, el dictamen de conclusiones que fué aprobado por mayoría apunta que, "más allá de que públicamente el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, garantizó que todas y cada una la gente del PP que fuesen llamadas a la comisión de investigación asistirían, esta afirmación clara y manifiesta no se corresponde con la verdad y con lo que sucedió ya que no han asistido no altos cargos y casuales de su Gobierno, como se deduce del difícilmente explicable expediente de dimisión de Ángel Carromero", quien fuera directivo de Coordinación de Alcaldía.

El archivo concluye que "quedó fuera de toda duda que la comisión de investigación tenía causa mucho más que bastante para su creación, al existir inquietudes razonables sobre si había habido un empleo indebido de medios públicos para espiar a familiares de Díaz Ayuso o un intento".

"Y por ende, resultaba de todo criterio esencial saber si hubo intento, quiénes participaron de esta trama y exactamente en qué medida participaron, quedando acreditado por nuestro alcalde, en su comparecencia de 9 de mayo de 2022, que la investigación interna existió, organizada por él, y que se usaron medios materiales y humanos del Ayuntamiento de Madrid", recopila el artículo transaccionado.

El informe concluye que el presidente de la EMVS, el concejal encargado de Vivienda, Álvaro González, infringió el Código Ético de la compañía al comenzar una investigación no siendo competente para esto".

Esta medida "está reservada en única al Comité de Ética a través del canal de demandas, donde debería haberse presentado él mismo como denunciante, David Fernández como denunciado, figurando como demanda la información recibida de intento contratación de una agencia de detectives para fines completamente extraños a la EMVS".

Además el presidente de la EMVS "no notificó mucho más que al alcalde, al encargado de Movilidad y Medio Ambiente, y al Consejero Delegado de EMVS, sin hablar como debería al consejo de administración".

El informe concluye que es "irrealizable efectuar esta contratación sin que figure en la contabilidad de la compañía y, por consiguiente, no se ha producido y sucede que la contratación por la parte de EMVS de unos detectives era una distracción".

El dictamen transaccionado tiene dentro que el concejal encargado de Movilidad y Medio Ambiente, Borja Carabante, "se extralimitó en sus funcionalidades y competencias acompañando al encargado de Vivienda a la asamblea en la sede de la EMVS, ligado del Área Delegada de Desarrollo Urbano".

Allí "aparte de interrogar a un usado de esta compañía pública, su jefe de prensa, con relación a los hechos preguntó y fue informado de los estados contables y administrativos con relación a la viable contratación de detectives para fines totalmente extraños a los de la EMVS".

El dictamen tiene dentro que el alcalde decidió saber sobre la información "como se desprende de estas asambleas reservadas". Además ninguna de la gente que han denunciado el intento de espionaje, Julio Gutiez y también Isabel Díaz Ayuso; como los dimisionarios David Fernández y Ángel Carromero, señalados de manera directa en las aclaraciones que se emiten al alcalde, han comparecido en la comisión".

Y por consiguiente el interrogante de si hubo un intento de espionaje, aún pese a los fuertes rastros, va a quedar pendiente de contestación determinante, y todo ello pese al deber expreso de José Luis Martínez-Almeida de que todo integrante del PP comparecería en comisión".

Asimismo, "no se pudo comprender quién notificó al alcalde del intento de espionaje, como cuál fue el rastro que le llevó a pedir al presidente de la EMVS acompaña a una asamblea por el encargado de Medio Ambiente a efectuar una investigación que extralimitaba sus competencias y funcionalidades, escondida tanto al Consejo de Administración de EMVS, como a su colega de gobierno, el Grupo Municipal Ciudadanos".

Por todo ello, el dictamen aprobado por Más Madrid, PSOE y Cs concluye que "se pusieron varios óbices para lograr comprender la realidad".

Más información

El Pleno ratifica que el presidente de la EMVS infringió el código ético y que Carabante se extralimitó de sus funcionalidades

Noticias de hoy más vistas