Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

El número de muertes en verano en la Comunidad se redujo en un 8,1% respecto a lo esperado, a pesar del tercer verano más cálido.

El número de muertes en verano en la Comunidad se redujo en un 8,1% respecto a lo esperado, a pesar del tercer verano más cálido.

MADRID, 27 Ene. - La Comunidad de Madrid experimentó un verano inusualmente cálido en 2023, con un total de 10.899 muertes por todas las causas. A pesar de las cuatro olas de calor que ocurrieron durante ese período, la cifra de fallecidos fue un 8,1% menor de lo esperado, con un promedio de 102 muertes diarias. Estos datos se basan en información recopilada de los Registros Civiles informatizados y la morbilidad diagnosticada en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Esta cifra de 10.899 muertes es un 8,1% inferior a las 11.859 esperadas según datos de mortalidad de los cinco años anteriores a la pandemia de Covid-19. En comparación, en 2022 hubo 13.290 fallecimientos, un 12,1% más de lo esperado. Estos datos se presentaron en el informe 'Efectos sobre la salud de las temperaturas extremas: Vigilancia de los efectos del calor 2023', consultado por Europa Press.

A lo largo del período analizado, solo un día superó el límite esperado de muertes: el 26 de agosto, coincidiendo con la última ola de calor del verano. Ese día se registraron 135 fallecimientos, dos más de lo esperado. Sin embargo, en general, no hubo un aumento significativo en la mortalidad total relacionado con las olas de calor anteriores.

El informe también destaca que, a pesar de las altas temperaturas registradas y las olas de calor, el impacto en la mortalidad durante el verano de 2023 fue menor en comparación con el año anterior. Esto podría deberse a la configuración de las olas de calor, que fueron más tardías y más cortas, así como a una mayor conciencia y adaptación de la población a las altas temperaturas.

En cuanto a la atención de urgencias, no se encontró un aumento significativo relacionado con las temperaturas máximas o mínimas diarias, ni para los grupos más vulnerables de la población, como las personas mayores de 74 años y los niños de 0 a 4 años.

En resumen, durante el verano de 2023, la Comunidad de Madrid experimentó altas temperaturas y cuatro olas de calor, pero la mortalidad fue menor de lo esperado. Esto puede deberse a una adaptación de la población y a la implementación de medidas de prevención y atención temprana por parte de las autoridades de la región. El informe también destaca que no hubo un incremento significativo en las visitas a urgencias relacionadas con el calor, aunque se registraron casos aislados de golpe de calor.