• martes 06 de diciembre del 2022
728 x 90

El juicio contra un exconcursante de 'GH Revolution' se festeja el día de hoy tras examen pericial a la víctima

img

La víctima, que renunció a ejercer la acusación como perjudicada, manifiesta que fue "violada" por su excompañero

MADRID, 3 Nov.

José María López Pérez, exconcursante del programa 'Enorme Hermano Revolution' acusado abusos sexuales en la vivienda de Guadalix en 2017, se ha negado esta mañana a pactar con el fiscal al sostener que esa madrugada sostuvo relaciones permitidas con su compañera.

"No tuve la percepción de que estuviese inconsciente", ha subrayado a lo largo de su declaración donde no se mostró arrepentido al no comprender todavía por qué razón se sienta en un banquillo. "No abusé de Carlota", aseguró.

El juicio se ha festejado a puerta clausurada tras aceptar la jueza de lo Penal número 18 de Madrid, la juez Mª Dolores Palmero, la solicitud del fiscal en labras a resguardar a la víctima, una petición a la que se ha adherido la defensa al primar el derecho a la privacidad y al honor en oposición al derecho a la información.

Durante mucho más de medio hora, el fiscal y el letrado defensor trataron de negociar sin éxito un convenio de conformidad para achicar al acusado la condena de forma suculenta.

El letrado Antonio Madrid, que protege al acusado, ha señalado que su cliente no ha recibido el "buen" ofrecimiento del fiscal al denegar los delitos que se le imputan, algo que hizo desde el instante en que se hizo cargo en 2017 de su defensa solamente ser expulsado del programa.

Mientras las partes negociaban, Carlota Prado no escondía su malestar en los corredores de los juzgados frente a la oportunidad de no poder declarar frente a un tribunal por unos hechos que se generaron hace mas de cinco años.

Los supuestos abusos sexuales tuvieron rincón la madrugada del 3 de noviembre de 2017 tras una celebración en casa de Guadalix donde la muchacha habría ingerido múltiples chupitos de alcohol. "A sabiendas del estado de semiconsciencia en que estaba y aprovechándose de esta situación", según mantiene el fiscal, el acusado abusó en teoría de la joven, entonces con 18 años, pese al estado de embriaguez que presentaba.

Carlota, que ha recibido régimen siquiátrico, llevaba años aguardando este instante. Hace unos meses, renunció a un letrado de trabajo a fin de que no se retrasara mucho más la visión sin comprender que su presunto atacante podría pactar con el fiscal una reducción de pena, algo que por último no ocurrió.

El fiscal pide una lástima de un par de años y seis meses de prisión y le demanda una indemnización de 6.000 euros por los daños morales ocasionados a la víctima, idéntica cantidad que solicita a la productora del programa por los daños causados a causa de la exhibición a la perjudicada de las imágenes grabadas un día siguiente.

En su declaración, el acusado ha negado haber sometido a Carlota a abusos sexuales y ha insistido en que sostenían una relación sentimental anterior en la vivienda de Guadalix, señalando que esa madrugada el acercamiento sexual bajo el edredón fue permitido. "No abusé de ella", ha subrayado.

El letrado defensor ha denunciado que el software deseó montar "un escándalo" para subir audiencias y ha recalcado que su cliente como la joven son "víctimas de la manipulación" del programa. "Los movimientos bajo el edredón son de 2", ha apostillado.

Durante el interrogatorio, Carlota habría manifestado que fue "violada" y doblegada a "abusos sexuales" a manos del que entonces era su compañero de programa. Recuerda lo sucedido por las imágenes que en su día le exhibieron en el llamado confesionario de la vivienda de Guadalix, una resolución del programa que le causó daños morales.

Al salir de la salón, se vió a la joven arrasada y claramente perjudicada por evocar lo ocurrido, siendo arropada por su madre y un amigo.

El escrito de acusación apunta que 'Enorme Hermano Revolution' es un reality televisivo emitido por Telecinco, cuya productora era Zeppelin Televisión S.A.U., y que se desarrollaba en una vivienda ubicada en la ciudad de Guadalix de la Sierra.

En este sentido la Fiscalía ten en cuenta que el objeto del programa es la transmisión a lo largo de 24 h de la convivencia de los competidores con arreglo al reglamento de convivencia del programa, "del que se deduce una relación de trabajo de los participantes con la productora".

Los hechos se remontan al 3 de noviembre de 2017, en el momento en que se organizó una celebración dentro de la vivienda "donde por el software proveyó a los participantes bebidas alcohólicas".

En esa vivienda estaba la asimismo la concursante Carlota P. A., con quien el acusado había empezado una relación sentimental unos días antes.

La joven, que a lo largo de el lapso de la celebración había ingerido "pocos" alimentos, tomó "por lo menos 4 chupitos de tequila, con lo que alcanzó un estado de embriaguez que fue acentuándose y evidenciándose desde la media noche".

Así, sobre las una y media de la madruga del día después y, en el momento en que los dos estaban en el dormitorio que ocupaban, José María López Pérez, "que se había desprendido de sus pantalones", asistió a la otra concursante a descalzarse y a introducirse en cama que venían distribuyendo. En ese instante, según asegura la Fiscalía, la joven preservaba puesta la "integridad" de su indumentaria.

Acto seguido el acusado se ingresó en cama al paso que la joven continuaba en silencio "en situación decúbito supino y con los ojos cerrados, haciendo movimientos pausados y pesados, gracias a su estado".

José María López Pérez, "guiado por un ánimo libidinoso y a propósito del estado de semiconsciencia en que estaba y aprovechándose de esta situación, empezó a efectuar bajo el edredón movimientos de claro contenido sexual, a pesar de que balbuciendo débilmente, ha dicho 'no puedo'".

A continuación el acusado apretó su cuerpo contra el de la joven "en labras de agradar su deseo sexual, a pesar de que ella hasta en un par de ocasiones levantó la mano como deseando mencionarle que parara".

Al mismo tiempo José María López Pérez solicitó "en múltiples oportunidades a la concursante que abriese los ojos, pero la víctima continuó inmóvil". Cuando ahora el acusado le preguntó de qué forma estaba, ella "solo" acertó a contestar que se quitara, "instante en que aquella se viró quedando de espaldas al acusado".

La Fiscalía expone en su escrito que José María López Pérez, tras contemplar a los dos con un edredón, "continuó haciendo tocamientos, frotamientos y movimientos de contenido enteramente sexual, desposeyendo a la víctima de su indumentaria, liberándole medianamente de su lencería y desabrochándole el sujetador, a pesar de que esta estaba ahora en estado de inconsciencia".

Más información

El juicio contra un exconcursante de 'GH Revolution' se festeja el día de hoy tras examen pericial a la víctima

Noticias de hoy más vistas