• miércoles 8 de febrero del 2023
728 x 90

El instructor investigado utilizaba una piscina hinchable a fin de que las pequeñas se cambiaran hasta 5 ocasiones cada día

img


El enseñante se mostró "calmado" y "relajado" a lo largo del registro

MADRID, 20 Oct.

El instructor investigado por grabar a pupilas en un instituto privado de Boadilla del Monte habría utilizado una piscina hinchable a fin de que las pequeñas se cambiaran hasta cinco ocasiones cada día en su despacho con la explicación de que descansasen a lo largo del rodaje de películas como una parte de unas clases extraescolares, han informado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación.

La Guardia Civil sostiene abierta una investigación contra A.M. por la supuesta comisión de un delito de tenencia y producción de pornografía infantil. El caso está ahora judicializado y hay siete familias de jóvenes perjudicadas presentadas en la causa, que dirige la jueza de Instrucción número 5 de Móstoles. La juez sostiene abierto el período de ofrecimiento de acciones a fin de que se incorporen mucho más perjudicados en la causa.

El avance de la instrucción judicial contra el supuesto pederasta está sosten al visionado por la parte de agentes del Grupo de Delitos Informáticos de la integridad de ficheros contenidos en los distintos aparatos informáticos intervenidos a lo largo de la entrada y registro de su vivienda y de su despacho en el centro escolar.

Al enseñante se le detuvo el pasado 29 de junio en las propias instalaciones del instituto Virgen de Europa de Boadilla una vez que una vecina de Valdemorillo hallará una mochila en la calle en cuyo interior había una cámara de pequeñas dimensiones tipo 'GoPro'. Su sorpresa fue conocer que en la tarjeta de memoria había vídeos de pequeñas grabadas en un despacho.

El presunto pederasta tendría 2 gadgets de grabación, según las pesquisas. Uno que utilizaba en clases de audiovisuales para rodar películas y otra con la que en teoría grababa a pequeñas de Sexto de Principal.

El instructor acostumbraba a rodar películas con los estudiantes y a las pequeñas las afirmaba: "traeros el bañador". Nunca sospecharon de nada extraño por la seguridad que tenían con su instructor.

Parece ser, según exactamente las mismas fuentes, instalaba una piscina hinchable a fin de que las menores descansasen a lo largo del rodaje. Se llegaban a mudar hasta en cinco oportunidades en solo una sesión de grabación.

Cuando la vecina de Valdemorillo descubrió lo que contenía la tarjeta de memoria, entregó el dispositivo de almacenaje de imágenes a la Guardia Civil.

Diez días después, el investigado fue detenido en el instituto y pasó predisposición judicial de la jueza de Móstoles que instruye las diligencias. Cuando se identificó a las menores, los agentes comunicaron a los progenitores que habían sido objeto de grabaciones en el instituto.

Los estudiosos sospechan que en el lapso entre que se perdió la mochila y la detención, el instructor destrozó con una broca doce discos duros. Otros muchos los ocultó en paredes de su casa y con cinta aislante en muebles de su vivienda.

Según fuentes de la investigación, el supuesto pederasta se mostró "completamente" relajado y calmado a lo largo del registro de su residencia, donde se encontraron multitud de aparatos profesionales de grabación y una compilación de cámaras viejas.

La juez ha mencionado para enero al directivo del centro escolar, hermano del investigado, para percibir su testimonio y comprender de qué manera actuó el instituto tras saber los hechos. Se está a al espera de que la Guardia Civil visione la ingente proporción de ficheros localizados en los distintos aguantes informáticos.

Los agentes habrían visionado ahora DVDs y cintas grabadas encontradas en el registro, centrándose en estos instantes en el contenido de los discos duros requisados en su residencia.

Tras recibir el atestado, la jueza de Móstoles ordenó antes de verano la entrada y registro del despacho del enseñante en el contexto de las diligencias de investigación abiertas por la supuesta comisión de un delito de tenencia de pornografía infantil.

Más información

El instructor investigado utilizaba una piscina hinchable a fin de que las pequeñas se cambiaran hasta 5 ocasiones cada día