Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Desbordamiento obliga a 60 personas a dormir en refugios municipales de Villamanta

Desbordamiento obliga a 60 personas a dormir en refugios municipales de Villamanta

MADRID, 4 Sep. - Unas 60 personas durmieron anoche en el pabellón municipal y el centro cívico al quedar sus casas anegadas por la lluvia y otras tantas se vieron afectadas por inundaciones y derrumbes en sus viviendas.

Así lo ha indicado el alcalde de Villamanta, Mariano Núñez Muñoz, que este mediodía ha visitado la zona afectada junto al delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Martín, y al coronel responsable de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid, Diego Pérez de los Cobos.

La zona más afectada del municipio es las urbanizaciones de Jirfa, Zuvasa y Guindalera y la zona llamada del río Grande. "Toda la zona donde transcurre este arroyo grande ha sido muy afectada. También tenemos otro arroyo, que es más pequeño, al otro lado del pueblo, que también ha estado bastante afectado, con inundaciones, derrumbes y gente que ha salido y otras habido que sacarlas de sus casas y muchos están dando gracias porque siguen vivos", ha detallado.

El regidor ha señalado que estuvieron avisando desde el sábado de la previsión de fuertes lluvias, controlando desde por la mañana la situación junto con Protección Civil. "Estábamos más o menos tranquilos porque a las 4, 5 o 6 de la tarde todavía no llovía, pero fue a partir más o menos 7 y media y 8 cuando empezó a caer una tromba de agua. La gente se quedó en sus casas pero nadie pensaba que podía entrar dentro de las viviendas de esa manera", ha indicado.

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la comunidad de 32 propietarios de la urbanización Jirfa, Andon Ketev, ha explicado que la mayoría de las casas están destrozadas por las inundaciones. "El río se ha comido parte de la urbanización y no sabemos cómo lo vamos a recuperar. El 99% de los vecinos están afectados porque todas las cosas están con destrozos total, con las vallas caídas y en algunas han salido grietas, que es algo peligroso", ha apuntado.

En su caso personal, Andon ha recordado que tras las fuertes lluvias que comenzaron a partir de las 20 horas de ayer, dos horas después el agua ya les llegaba hasta los dos metros de altura, por lo que se refugiaron en la planta de arriba.

Según ha explicado, esto mismo hicieron otros vecinos e incluso algunos se encaramaron a los tejados con sus hijos, que fueron rescatados poco a poco por los bomberos. En esta urbanización vive el hombre de 83 años desaparecido tras ser arrastrado por la corriente.

Por su parte, uno de los vecinos, Adrián Díaz, ha contado a Europa Press que la fuerza del agua fue tal que se llevó dos coches de gran tonelaje. La riada también embarró su sótano y aparcamiento por completo y destrozó el patio y sus robustos muros. "Los vecinos estaban subidos al tejado bastante asustados", ha apostillado.

En la misma línea, otra residente en la urbanización, Palmira Montesinos, ha asegurado que "nunca había visto una cosa como esta". "Diluviaba y no podíamos ni salir. Cuando subimos arriba y un vecino nos dijo que se había desbordado el río. En la terraza vimos a tres coches que se los llevaba la riada. Dos vecinos han tenido que dormir en mi casa. Lo pasamos muy mal", ha relatado.