• miércoles 8 de febrero del 2023
728 x 90

Décimo aniversario de la catástrofe del Madrid Arena con sus causantes ahora libres

img

MADRID, 30 Oct.

La catástrofe del Madrid Arena cumplirá en las próximas horas su décimo aniversario con su primordial responsable libre y aún en la memoria madrileña el recuerdo de la desaparición de cinco jóvenes a consecuencia de una avalancha dentro del recinto propiedad del Ayuntamiento de Madrid a lo largo de la celebración de una celebración de Halloween.

Rocío Oña, Cristina Arce y Katia Esteban, todas y cada una de 18 años, murieron esa madrugada en el Madrid Arena. Semanas después murieron en el hospital Belén Langdon, de 17 años, y María Teresa Alonso, de 20.

En la situacion se depuraron responsabilidades en el ámbito jurídico y político. En la esfera política dimitieron 4 cargos, entre ellos el entonces concejal de Seguridad Pedro Calvo y el que fuera vicealcalde de Madrid Miguel Ángel Villanueva por su vinculación a Miguel Ángel Flores, el promotor del acontecimiento mortal.

La avalancha mortal se causó sobre las 4.00 horas del jueves 1 de noviembre de 2012 a lo largo de la celebración del acontecimiento de música electrónica Thriller Music Park. La entonces regidora de Madrid Ana Botella recibió multitud de críticas al irse los días siguientes a un spa a Portugal en la mitad de la crisis que produjo lo sucedido aquella mortal noche.

La Justicia determinó que la desaparición de las cinco jóvenes y las lesiones de otras 29 personas se generaron como resultado del sobreaforo que existe, al haber entrado al recinto cerca de 16.600 personas.

De la visión oral se supo que la apertura de un portón de carga dejó el ingreso a una cantidad enorme de jóvenes para poder ver la actuación del Dj Steve Aoki, lo que saturó la pista central y sus corredores de evacuación, ocasionando en uno la avalancha mortal.

En el juicio han quedado patentes las negligencias que hubo por la parte del aparato sanitario responsable del acontecimiento, ordenado por el empresario y primordial culpado Miguel Ángel Flores, y por la parte de la compañía encargada de la seguridad, Seguriber.

En marzo de 2018, el Tribunal Supremo confirmó la condena a 4 años de prisión a Miguel Ángel Flores, quien está en independencia total desde octubre de 2020. Se le penó como creador responsable de cinco delitos de homicidio y catorce de lesiones por imprudencia grave.

El Alto Tribunal acordó anular la absolución del médico Simón Viñals, solicitado de regentar los servicios sanitarios en el Madrid Arena en el momento en que sucedieron los hechos. Fue culpado a un año de prisión por un delito de imprudencia grave al no atender a entre las víctimas, pero no cumplió prisión al quedar suspendida la pena.

Además el Supremo ratificó las penas a tres años de prisión impuestas a Francisco del Amo, responsable de Madrid Espacios y Congresos S.A., y a Santiago Rojo, directivo general de Diviertt. También a un par de años y seis meses de prisión a Miguel Ángel Morcillo, jefe de personal de Diviertt, y a Carlos Manzanares, colega de Kontrol 34.

Más información

Décimo aniversario de la catástrofe del Madrid Arena con sus causantes ahora libres