Crónica Madrid.

Crónica Madrid.

Autoridades amplían niveles máximos de ruido permitidos para la celebración del Orgullo en Madrid.

Autoridades amplían niveles máximos de ruido permitidos para la celebración del Orgullo en Madrid.

MADRID, 25 Abr. - La celebración del Orgullo 2023 en la capital, que tendrá lugar del 23 de junio al 2 de julio, deberá cumplir con los niveles máximos de ruido establecidos, que serán ampliados al ser declarado evento de interés general, pero no tendrá exención total del límite.

El concejal-presidente del distrito Centro, José Fernández, ha explicado que esto se hace para "proteger el descanso de los vecinos frente al ruido, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una zona declarada como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE)".

Amanda Romero, desde Más Madrid, ha destacado la importancia del Orgullo para la ciudad como un evento que atrae a un millón y medio de personas, con un enorme impacto económico y social. "El Orgullo es reivindicación de la diversidad, que ha supuesto un altavoz para conseguir derechos LGTBI. Es una de las celebraciones del Orgullo más importantes del mundo", ha afirmado.

Romero ha instado al Gobierno municipal a que "sea un aliado para el Orgullo, que no ponga zancadillas" y ha recordado la preocupación de las entidades organizadoras por la cuestión del ruido y las dificultades para un correcto desarrollo.

Fernández, en la réplica, ha recordado que la exención total del ruido "va en contra de la normativa, de la ordenanza contra la contaminación acústica". "Ustedes aprobaron en abril de 2019 la ZPAE de Centro a última hora y es de obligado cumplimiento", ha apuntado.

La celebración de actos en el medio ambiente exterior con equipos de amplificación sonora está regulada en el artículo 19 de la ordenanza de Protección contra la Contaminación Acústica y Térmica. Se establece que "el Ayuntamiento podrá autorizar, por razones de interés general o de especial significación ciudadana o con motivo de la organización de actos con especial proyección oficial, cultural, religiosa o de naturaleza análoga, la modificación o suspensión temporal de los niveles máximos de emisión sonora establecidos en el artículo 15, a petición de los organizadores y en relación con las zonas afectadas, previa valoración de su incidencia acústica".

Desde el Grupo Mixto, se ha advertido de que aún "no hay partida presupuestaria destinada a su organización" y ha afeado la "LGTBIfobia institucional de la que hicieron gala el año pasado".

La concejala Aránzazu Cabello, de Vox, ha reprochado que el Consistorio pone "seguridad, limpieza, calles, se les exime de la ordenanza del ruido, y todo eso no es para una manifestación, sino para beneficios de unos empresarios con conexión entre la izquierda y la derecha".

Desde Ciudadanos, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha declarado que "este Gobierno cree en el Orgullo porque cree en Madrid", y ha puesto en valor la creación de un Observatorio LGTBi, "según el que el 81% del colectivo siente que es una ciudad amable".

La edil socialista Emilia Martínez ha destacado que "Madrid tiene el mejor Orgullo" y que se trata de "la gran fiesta de la ciudad y el acto más multitudinario de Europa a escala internacional". "Está considerado uno de los más atractivos del mundo por la buena organización, y es el mayor evento de Madrid", ha añadido.