• lunes 26 de septiembre del 2022
728 x 90

Almeida y Villacís cumplen tres años de "matrimonio político" con idas, venidas y crisis como la del presunto espionaje

img

MADRID, 15 Jun.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, cumplen este miércoles tres años como Gobierno de coalición en la ciudad más importante, una dupla descrita a veces por nuestro regidor como un "matrimonio político" que se vió puesto en 'crisis' a veces, como en el supuesto espionaje a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso.

Hoy comparecerá todo el aparato de Gobierno en su integridad para llevar a cabo cómputo de la administración y los jalones en el transcurso de un trienio en el que tuvieron que bregar con la crisis del coronavirus y la enorme nevada de la borrasca 'Filomena' en la localidad.

Tanto Almeida como Villacís mantuvieron siempre y cuando el trato entre ellos es bueno, las Juntas de Gobierno "cordiales" más allá de poder discrepar en ciertas cuestiones o valoraciones distintas, y los dos se han manifestado lealtad por el hecho de que pertenecen a "un gobierno sólido formado por 2 partidos".

Apuesta personal de Pablo Casado para las selecciones de 2019, José Luis Martínez-Almeida logró hacerse con el bastón de mando de la ciudad más importante en el momento en que el PP logró 15 ediles merced a un pacto de Gobierno con Ciudadanos y a un convenio de investidura con Vox. Por este pacto, Begoña Villacís (Cs) se hacía con la Vicealcaldía de la ciudad más importante.

Pese a discrepar en varias cuestiones programáticas, jamás antes sobrevoló tanto en los corredores de Cibeles la oportunidad de una petición de censura como en el momento en que en la época de febrero del año vigente se realizó público el supuesto caso de espionaje a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, desde la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS).

Los 'naranjas' no tardaron en comparecer y lamentar que su colega de Gobierno les hubiese dejado "ajeno" de la investigación que el alcalde había afirmado instantes antes que se había efectuado. Fue la primera oportunidad que la vicealcaldesa manifestaba que "no asiste para confiar" en el colega de Gobierno darse cuenta al tiempo que el resto de los madrileños del caso.

En ese instante ahora avanzaban que apoyarían la comisión de investigación pedida por la oposición y que ha finalizado este mes. Ciudadanos concluyó que no hubo utilización de elementos públicos pero sí "mala práctica" y hechos "sin contrastar". Además, apoyó el dictamen de Más Madrid al lado del PSOE, en el que se apunta al presidente de la EMVS, Álvaro González, infringió el código ético de la compañía, y que el encargado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, se extralimitó de sus funcionalidades.

Ha sido exactamente el área de Carabante el que mucho más 'problemas' generó a la vicealcaldesa, más que nada en lo relativo a Madrid Central, puesto que a pesar de que Almeida prometió en campaña remover la medida estrella de la exalcaldesa Manuela Carmena, tras pactar la Alcaldía con Cs se acordó "progresar" la región.

También chocaron con la construcción de un enorme estacionamiento subterráneo en la avenida de Menéndez Pelayo, al lado del Parque del Retiro. Cs se mostró siempre y en todo momento contra el mismo, al paso que el Grupo Popular era conveniente después de las proyectos de reforma de la avenida.

Este emprendimiento contó con el rechazo de la mayor parte en el Pleno del Ayuntamiento en el mes de febrero de 2020, en el momento en que Cs se alineó con Más Madrid y PSOE contra el emprendimiento dejando solo al PP puesto que Vox se abstuvo.

Ya a fines de julio, tras el reconocimiento del Paisaje de la Luz, el alcalde afirmó que el Ayuntamiento de Madrid no hubiese adoptado una resolución final sobre el aparcamiento concebido para la avenida Menéndez Pelayo "sin consensuarla con el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios-Icomos y con la Unesco".

La autoría de la ampliación de las terrazas de hostelería en la ciudad más importante logró aparente, por medio de distintas afirmaciones enfrentadas, un punto de fricción entre el primer edil y la vicealcaldesa, en tanto que mientras que el primero asigna esta medida al trabajo "grupo" de PP y Cs, Villacís afirma que responde a una rivalidad de su área.

Este punto, el de la ampliación de las terrazas, produjo asimismo disputa entre las dos formaciones, puesto que mientras que Cs apelaba a la necesidad de sostener los cargos laborales, PP señaló que la modificación de ordenanza debía terminar con las afecciones generadas a los vecinos.

Tanto el alcalde como la vicealcaldesa repiten en el momento en que se generan divergencias en el aparato de Gobierno que ello es porque son 2 partidos distintas y que, por consiguiente, opínan de manera diferente en ciertos puntos.

Los últimos sondeos de cara a los comicios de 2023 en Cibeles dan la victoria al PP de Almeida, que ha manifestado su intención de concurrir, en una cita donde Ciudadanos resistiría y conseguiría mantenerse en el Consistorio más allá de la debacle nacional.

Aunque ciertas voces han cuestionado la idoneidad de Almeida en los últimos tiempos, el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, manifestó en el congreso del partido en Madrid que confiaba en él. Además, el alcalde ha aseverado que le agradaría regresar a constituir tique electoral con Isabel Díaz Ayuso.

Por su parte, la vicealcaldesa, ha insistido en múltiples oportunidades que ella continuará en la marca Ciudadanos por el hecho de que es "liberal, no conservadora" y que no se pasaría a las filas del PP.

Más información

Almeida y Villacís cumplen tres años de "matrimonio político" con idas, venidas y crisis como la del presunto espionaje